martes, 28 de septiembre de 2021

UN DIAMANTE EN BRUTO

El otro día me enteré que se había descubierto un pedrusco de gran tamaño, vamos, un diamante en bruto que nadie deseó comprar en una subasta, me parece recordar que en Sotheby´s London.


No resulta nada sorprendente en los tiempos que corren. ¿Quién querría cargar con semejante pedrusco? Además de todos los problemas que la ambición y envidia ajenas atraerían.

Lo cierto es que salvando algún convencional periodo adolescente, siempre renegué de joyas, sujetadores y ligueros  por pesadas, incómodos y molestos.  Afortunadamente no tardaron en inventarse los pantys que resultaban tan cómodos y calentitos para cualquier friolera. Si bien siempre existieron los pantalones y una solución común para combatir el frío de mediados del siglo era llevar el pijama bajo los pantalones, aunque por entonces  pocas fueran  las jovencitas que se vestían "por los pies".  

En ese sentido tuve suerte y desde bien pequeñita mi progenitora me acostumbró a usarlos agenciandome  unos pantalones muy chulos de amazona  cuya imagen aún conservo.  Aquella mujer se sentía diferente y su única hija tambíen debía serlo por más que se empeñara en lo contrario.

Además recuerdo que era de las pocas niñas afortunadas que llevaban un escueto pantaloncito corto de gimnasia  color gris bajo la falda tableada, también gris marengo,  del uniforme para poder  correr y saltar a sus anchas  mientras que el resto de las pobres niñas convencionales iban a colegios religiosos disfrazadas de cucarachitas.  Los calcetines y la rebeca eran rojos chillones. 

La última imagen la encontré hace años por la red.  Es evidente que un diamante tallado resulta mucho más atractivo que en estado bruto.  Me pregunto quien, fuera del ambiente de la gemología, valorará el esfuerzo, el arte y el tiempo empleado por la persona que transformara el pedrusco más duro  en semejante obra de arte.  Además parece que este siempre ha sido el sino de los planetas rocosos en nuestra galaxia: que se formaron   "a chufa limpia" Por lo tanto el máximo  valor para la sociedad  no consistiría en la piedra natural sino en el conjunto de golpes certeros que debía recibir para incrementar su precio de mercado.  

Parece claro, según la fallida subasta en Sotheby´s, que en las presentes épocas fruto de bonanza social en occidente ya no se valoran  los diamantes ni en bruto, ni tallados.  La valoración en los tiempos bisagra actuales y sobre todo futuros, será VIRTUAL. Todo un "cambio de paradigma" como se viene repitiendo a diestro y siniestro.  Lo contradictorio de la situación futura será que las poblaciones que consuman virtualidad seguirán necesitando un soporte físico, biológico de momento.

  Me pregunto  por qué el término "virtual"  compartirá raíz latina con aquella otra de "vis-viri" que tanto me machacaron en clase de latín.(VIS-VIRI = FUERZA.  Si, y virilidad también, pero no tiremos de esa manida cuerda en esta entrada) ¿Qué relación podría existir entre la fuerza  y lo virtual?  ¡Se admiten todo tipo de sugerencias!

11 comentarios:

  1. Me has traído al recuerdo aquella obrita de tiempos estudiantiles, Utopía, de Tomás Moro (castellanizado el nombre como correspondía entonces), donde el oro, la plata y las joyas no se valoraban socialmente porque no eran útiles para la sociedad y se lo daban todo ello a los niñoa para que jugaran.
    ¿Valoramos hoy solo lo que es escaso?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAYETANO: Perdona, la respuesta bajo nombre MANUEL, era para ti. Acabo de descubrir lo a través del aviso de Gmail.
      La copio ahora y borro el mensaje. Decía: “No lo se, aunque quizás la economía que conocimos se guiara por ese patrón “.

      Eliminar
  2. Bueno en esa era de todo electrónico al menos ya les han sacado nuevo partido a esos pedruscos. Y ya no son lo que eran. En mi pueblo Leonardo di Caprio va a poner una fabrica de diamantes y ya no habrá que esperar una eternidad a que la naturaleza los madure. Pero aunque los átomos sean los mismos que en el grafito va a ser que no vamos a poder escribir con un diamante.

    Con lo que me gusto a mi aquello de desayuno con diamantes...

    ResponderEliminar
  3. ERIK: Mientras escribía recordabs lo del grafeno y lo del coltan y demás, pero no resultan tan bellos como un diamante en bruto bien pulido. Es pura reminiscencia, me consta, pero es la circunstancia donde me nacieron. Por ello debo asumir tantas realidades ajenas me agraden o no.
    Ignoraba los planes de DiCaprio: curioso negocio!

    ResponderEliminar
  4. Los diamantes se presionan... Quizás muchos, somos resultado de esa presión. Incluso en este último año, tan terrible...
    Ahora hay quienes presionan, solo en beneficio propio... esperando que al presionado, le falten las fuerzas o las ganas...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  5. MANUEL : Por ahí podrían ir algunos tiros. También se podría interpretar cierta regla natural que afirma que la materia, conforme a sus cualidades innatas o heredadas, a mayor presión puede adquirir mayor valor intrínseco, porque el extrínseco radica en manos del capricho social y cultural.
    Para mantener mi paz y equilibrio físico interior siempre tuve que elegir entre lo externo y lo interno. Probé ambas situaciones y descubrí que la interiorizacion me ofrecía mayor paz y alegría. Por tanto los valores mundanos se van devaluando masivamente ante mi actual percepción. Vamos, lo normal en época de vejez, pero poco práctico cuando hay que luchar por los descendientes ... algo que lo viví bajo una gran presión mundana de la que me sentí feliz al liberarme.

    ResponderEliminar