jueves, 23 de febrero de 2017

VALGA LA REDUNDANCIA


Aunque procuró  alimentarles lo mejor que se fue posible acabaron por engullirlo todo aunque alguna miguita debió perderse  como para  intentar convertirse  en un ojo "que al  ojo miraba" o también "que por el ojo miraba", según se mire.

Esta imagen resultaba demasiado simbólica para algún ojo.  Junto con la anterior y la siguiente acaban de ser rescatadas del torbellino de un  minóico (laberíntico) disco duro.
Por alguna parte aparece cierta casual miniatura. ¿Dónde está Wally?   Reflejo de reflejo. No se trata de la imagen a través del cristal pero sí de la misma figura. Espontanea casualidad, de nuevo.  La blanca del escaparate del lámparas  invitaba a ser inmortalizada y el ojo cumplió su deseo.
Debió ser algo así como la siguiente viñeta, tan humana.


Quino,  de nombre Joaquín Salvador Lavado Tejón, ingenioso creador de Mafalda, lo llamó: "Miguelito y el libre albedrío".

La siguiente entrada versará sobre la redundancia de este blog y más que posibles  medidas a tomar.  Al término "brasero" le sobra su acompañante "invierno", porque evidentemente su función es la de calentar y el frío va implícito en su nombre. Invierno, a todas luces sobra.

"En hebreo âj. Probablemente tomado del egípcio, significa bandeja de fuego. Se trata de un receptáculo que en Egipto se usaba para hacer fuego  y que también servía para los holocaustos y para quemar incienso."

 Me resulta curioso que sobre el concepto  principal de mi permanencia bloguera.  Algo propio me anda rechinando, y no me gusta. Tomaré cartas en el asunto en cuanto alguna inspiración sensata me lo permita, de momento me limitaré a dejar constancia de  cómo caí en la cuenta de tamaño desatino, por  azar. Me aplicaré el cuento y procuraré ir disminuyendo el grado de redundancia de  diversas maneras.
Algo ha crecido exponencialmente con todo este lío del brasero: mi valoración  hacia los amig@s que a través de  su paciente afecto materializado ahí siguen. Gracias querid@s.

Me acechan muchas interrogantes acerca del presente  blog y dudo si  iniciar otro diferente o incluso  si volver al primero, el de la primera imagen, porque en el fondo, y en la superficie, debo haberme convertido en una vieja cómoda y sentimental; dudo si encontraré un nombre adecuado sin redundar, sin redondear. (Primer párrafo: redundante) (Segunda imagen: idem) (Tercera imagen: esa se libra, que no es mía, es de Quino....pero tiene dos, casi tres, viñetas muy parecidas.)




12 comentarios:

  1. Seguro guapa que encuentras el nombre ideal.
    Bien pensado ahora, no me había fijado en que el nomnre es redundante...A mi me gusta, como me gustaba otoño, casi invierno.

    Pasamos todos por ese "existencialismo" en el blog. Me pasó hace tiempo cuando me planteé dejarlo. No es una realidad que no he dejado de lado, pero de momento no me lo planteo de seguido.

    En todo caso, si abres uno nuevo, pa' allá voy :D

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  2. Escribí estas letras tras un tenso viaje bajo intensa calima. No veo nada claro y necesito reposar. Serás el primero en saberlo. :)

    ResponderEliminar
  3. Cambia lo que tengas que cambiar, pero no nos faltes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN. Poquito a poco. No faltaré, eso creo, pero necesito reorganizar mis cimientos mas profundos y atender la salud.

      Eliminar
  4. En fin, hay que tener mucho ojo con el ojo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Cada cierto tiempo nos asaltan las dudas sobre si el blog debe ser sustituido por otro, cerrado a cal y canto o modificado en su aspecto, diseño o estética. Caigo en la cuenta de que llevo demasiado tiempo con el mismo. Y así voy a seguir. Pereza infinita me entra ahora si tuviera que cambiar su aspecto. Piénsatelo mucho antes de hacer modificaciones porque, al fin y al cabo, tú sigues siendo la misma persona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. CAYETANO. Tienes toda la razón. Doy una pista al respecto para no complicarme la vida: Desprivatizar el del Otoño, pasar lo publicado en él a borradores, escribir lo que sea en él y publicar el enlace en este blog durante bastante tiempo hasta que lo privatice por no perder la información y por no calentarme de mas el coco. En su día realicé muchos cambios, siempre reduciendo imágenes de portada y demás monadas. Los dejé en el chasis básico. Ya veré de momento toca reposar....y me gusta.

    ResponderEliminar
  7. Nada de "vieja", no entra el mi vocabulariuo, ya tengo bastante con el espejo je je
    Un abrazo, simpre es grato saber de ti y leerte, no te contesto muy coherente porque el calor por aca es agobiante y mis tres neuronitas estan pegadas
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARTHA. Es cierto, aunque mi espejo resulta demasiado subjetivo y a veces le hago burla. Utilizo el término "vieja" a modo de regaño para recordarme que el tiempo pasó y aun me comporto como una niña. Es como vivir dos vidas en paralelo, la que siento y la que se puertas afuera debo representar por mi propio bien. Ay creo que ya solo me queda un par de neuronitas y se pasan el día jugando al pin pon.....como aun estamos en invierno por aquí.
      Animo con los calores! A mi me matan.

      Eliminar
  8. Estaba una especulando, cuando me topo con el brasero y compruebo que somos muchos rodando sobre una misma idea. ¿Mudar? ¿Alterar? ¿Sustituir?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ANA MARIA. Cuanto me alegran tus palabras, me
      siento menos sola. Esas interrogantes deben ser cuestión bastante femenina porque las encuentro con mas frecuencia en dicho sector. Ay.

      Eliminar