sábado, 25 de febrero de 2017

HISTORIA DE UN GENIO, TERRIBLEMENTE TRISTE GENIO




http://sanzar-mjt.blogspot.com.es/2017/02/beethoven-tristemente-genial_25.html

11 comentarios:

  1. Se trata del enlace a la página recientemente publicada en el antiguo blog de Otoño. Me gustaría saber si se puede acceder a dicha página desde blogs ajenos a mi persona. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  2. Pues parece que funciona y te dejé allí un comentario que no repito aquí para no cansar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAYETANO. Muchísimas gracias por tu colaboración. Eres un gran amigo. Y que sepas que no cansas, pero reconozco que con esto de la prueba me he pasado un rato largo.

      Eliminar
  3. Yo he accedido sin problemas :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GENÍN. Muchísimas gracias por tu colaboración, eres un gran amigo.

      Eliminar
  4. He venido al revés guapa...Estuve primero en el otro. No tuve problemas.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL. YA veo. Muchísimas gracias querido amigo.

      Eliminar
  5. No se porque pero la figura de los genios, en no pocos casos, esta acompañada de la desgracia personal. Parece que una cosa ayudase a la otra...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TEMUJIN. Quizás por el grave desequilibrio que un exceso en algún sector establece con el resto de los sectores de la vida...por decir algo.

      Eliminar
  6. He podido cargar la página sin problemas. Beethoven es uno de los personajes más emocionantes y conmovedores. No solo por su música. No hay más que leer la carta testamento que escribió a sus hermanos. El sufrimiento de un músico que oculta al mundo su sordera,no se deja abatir y sigue componiendo maravillas como el concierto para piano número 5.

    Buenas noches y gracias por traer a este prodigio humano.

    ResponderEliminar
  7. AMALTEA. Muchísimas gracias AMIGA . Las personas con una intensa nomenclatura jupiteriana podemos comprender y casi sentir los avatares de semejante personaje, por muy oscuros que resultaran otros aspectos de su vida. Por cierto el concierto que mencionas es una de mis piezas favoritas, el tercer movimiento de dicho concierto en concreto junto con el Adagio Molto e Cantábile de la novena me arrebatan, me hablan y hasta me identifican de alguna manera. Los escucho con insistente frecuencia. Debe ser que ondas y frecuencias me informan y consuelan mucho más que las palabras, será por ello que me encante la diversa musicalidad de muchos lenguajes así como la inflexión que adquieren en boca de determinadas personas que se identifican mediante las cadencias en su manera de pronunciar.
    En fin, que seguramente estas palabras impliquen demasiado "p`allaismo" (chaladura) pero esta, en concreto, se resume en un verdadero privilegio emocional, sobre todo si se nos ocurre compararlo con tanta penosa banalidad circundante.

    ResponderEliminar