lunes, 23 de enero de 2017

LOS TIEMPOS QUE CORREN


La simpleza mental obra con contundencia mediante la proyección de su inmediatez emocional.
Si bien la contundencia no parece  solo obra de una proyección mental primaria,  y la historia, bajo el nombre de estrategia siendo la militar la más frecuente, nos ofrece  múltiples ejemplos  como la resultante del triunfo del bando aliado durante la Segunda Guerra Mundial.
La verdadera inteligencia no es  sino la elaborada, la que hunde sus raíces  en  las más diversas fuentes y materializa bajo diversas formas las más antiguas emociones.
He escuchado en palabras de un fantoche decir que se ha rodeado de los consejeros con el coeficiente intelectual más elevado y me pregunto en qué consistirá dicho C.I. para personas como él habida cuenta que existen al menos ocho diferentes tipos de inteligencia, pero evidentemente, dado su historial así como la franja histórica de la generación a la que pertenece, la misma que la mía precisamente, no me cabe duda alguna sobre el coeficiente al que se refiere, el más convencional, basado en unos tests estereotipados cuyos resultados se pueden obtener por diversos medios.
De todos modos quienes hemos realizado largos recorridos  personales a través de la historia y el tiempo hemos observado que esta, como la vida, “danza” por ciclos y que no siempre mantiene una “velocidad de crucero estable” ya que existen  intereses subyacentes en el inconsciente colectivo de las poblaciones  y de quienes, de forma más o menos consciente,  manejan los hilos de dichos colectivos cegados  por las sombras que acechan en cada periodo temporal. 


Me imagino que será por todo lo expuesto  que un fantoche, representante de otros tantos, haya ganado ciertas “elecciones libres” y hará todo el trabajo sucio que de él se espera sin importarle lo más mínimo quienes caigan durante su periodo de “mandato”, para despejar  y estimular el camino de su contrapartida que,  agazapada , espera su turno postureando de forma establecida,  mientras se frota la manos.  Además no nos engañemos, el poder, el verdadero poder  siempre resulta cruel y sobretodo estratega bajo la perspectiva que mejor le interese en cada momento, al menos hasta donde he podido observar. 
Mientras tanto dos principios culturales básicos surgen espontáneamente en cualquier colectivo que se precie: el instinto  de  imitación y la necesidad innata de cotillear en todos los planos sociales, desde el más aparentemente  formal hasta el más superficial. Tengo entendido que ambos surgen entre todo tipo de colectivos para mantener el bienestar emocional de una sociedad, ¡y  se nos venden todo tipo recursos sociales y políticos!  Además conviene asumir que los administradores de todo movimiento  viven de la comunicación y la interrelación.



De todo lo anterior resulta patente deducir  que corren tiempos fundamentalistas temidos por grandes sectores de la sociedad.  Escrito todo esto desde una minuciosa observación de las fluctuaciones  sociales a lo largo de la combinación espacio temporal y no a través del movimiento las estrellas, precisamente.  Claro que combinar ambos resulta apasionante, liberador y altamente autoterapeutico para quien lo practique. Al fin y al cabo, especialmente si somos viejos, no somos nadie aunque la realidad subjetiva a través de la experiencia vital nos rechine en los oídos.


13 comentarios:

  1. Malos tiempos para la lírica, que diría la canción.
    ¿Volveremos a las mismas estupideces que cometimos en los años 30? Veremos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAYETANO. Seguramente las mismas de fondo aunque en la superficie se tilden como diferentes. Me fijo en la manifestación de la naturaleza humana mas que en los acontecimientos propiamente dichos.

      Eliminar
  2. Menos mal que yo no cometí ninguna estupidez en los años 30, no hasta después de Mayo del 41...jajaja
    Nos ha podido caer una buena si, pero esperemos a ver que sucede, de momento podemos decir que ya hemos visto horteradas por quintales... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GENIN. Por un tubo. Ya conoces la mentalidad "usana".

      Eliminar
  3. Hablas del "pelo naranja", pero ocurrió a finales de los noventa con cierto personaje con una verruga en la frente y que inició la destrucción de un país que si bien no era potencia, recibió a cada inmigrante como sus propios hijos, dejo que todos armonizaran en sus entrañas y trabajo para que muchos saliéramos adelante. Hoy ese país muere desgarrado, a los inmigrantes los llevaron al ostracismo, si no estabas con ellos, estabas contra ellos y despojaron a quienes producían para hacer mejor país. Ojala no pase está vez...
    Pero estamos condenados a repetirlos...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  4. MANUEL. Me resulta dolorosisimo lo ocurrido en dicho pais tan hermoso como fertil, caer en las garras de la mas inmunda de las chabanerias, la ignorancia y la vulgaridad envidiosa.
    Y mira que no me gusta criticar pero ante los hechos acaecidos me limito a definir con cierta acritud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMALTEA. Comparto tus palabras aunque me niego a asumir la negatividad absoluta quizas para evitar cierta insania mental del presente mas inmediato. El futuro no contara con nuestra generacion y las inmediatas me apenan. El pensamiento nihilista tan solo sirve a modo de cataplasma personal pero no aporta soluciones, resulta puro soma.

      Eliminar
  5. El corolario de la Historia es que no hay generación que aprenda de los errores de las precedentes.No sé si habrá más tragedia de la que ya tenemos entre nosotros, pero la observación de la política -sus dirigentes- y el gusto por la manipulación de los hechos, me lleva a sospechar que se prepara una tormenta social épica.

    Que las estrellas nos protejan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMALTEA. Perdona, este minichisme no pita bien y la respuesta a tu comentario se ha plantado por delante del mismo.

      Eliminar
  6. ......través de la historia y el tiempo hemos observado que esta, como la vida, “danza” por ciclos y que no siempre mantiene una “velocidad de crucero estable” ya que existen intereses subyacentes en el inconsciente colectivo de las poblaciones y de quienes, de forma más o menos consciente, manejan los hilos de dichos colectivos cegados por las sombras que acechan en cada periodo temporal.......

    Compartido pensando que los tiempos actuales aceleran los cambio
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. No temo al del pelo naranja, temo que el pueblo que lo voto se considera el más poderoso del planeta.
    Un abrazote.
    ibso

    ResponderEliminar
  8. IBSO. Ese innombrable me recuerda el elevado porcentaje de insania mental presente en demasiada población.
    Ya no voy a luchar en balde al reconocer las característica psicopaticas. No se trata de miedo, simplemente eludo, que algo me enseñó la vida.
    De todos modos cuando las poblaciones resulten más robóticas aun que en la actualidad el problema de que el chalado de turno las gobierne podría ser un poco más improbable....por cuestiones de programación tecnológica de serie del sistema nervioso.

    ResponderEliminar