sábado, 31 de diciembre de 2016

viernes, 30 de diciembre de 2016

BLOC DE NOTAS - BEETHOVEN

https://es.wikipedia.org/wiki/Ludwig_van_Beethoven

https://youtu.be/gC3f-33lNzA
En 1812, Beethoven se trasladó al balneario de Teplitz (Teplice) y durante su estancia escribió la carta a su «Amada inmortal», que provocó multitud de especulaciones sobre su destinataria aunque nunca se ha podido averiguar con exactitud. En 1977, el musicólogo estadounidense Maynard Solomon afirmó que la carta iba dirigida a Antonie Brentano, la esposa de un mercader de Fráncfort del Meno y madre de cuatro hijos. Debido a su sentido ético y su miedo al matrimonio, Beethoven abandonó esta relación, a pesar de los conflictos emocionales que le causó. En julio de ese año, Bettina von Arnim organizó un encuentro entre el compositor y Johann Wolfgang von Goethe. Más tarde la condesa publicó su correspondencia con Goethe y en una de sus cartas al conde Hermann von Pückler-Muskau relató cierto suceso que al parecer habría ocurrido en dicho balneario ese mismo verano, cuando Beethoven y Goethe se encontraron por primera vez. Ambos paseaban por la alameda del balneario y de pronto apareció frente a ellos la emperatriz María Luisa de Austria-Este con su familia y la corte. Goethe, al verlos, se hizo a un lado y se quitó el sombrero. En cambio, el compositor se lo caló todavía más y siguió su camino sin reducir el paso, haciendo que los nobles se hicieran a un lado para saludar. Cuando estuvieron a cierta distancia se detuvo para esperar a Goethe y decirle lo que pensaba de su comportamiento «de lacayo».

El encuentro en Teplice. Al parecer, cuando Beethoven y Goethe paseaban por la alameda de este balneario, se encontraron a la emperatriz con su familia. El compositor siguió su paseo sin pararse a saludar. Esta imagen es una recreación posterior de Carl Rohling.


Según Elisabeth von Arnim, el mismo Beethoven le habría contado esta anécdota. Sin embargo, su veracidad es muy discutida y hoy existe un cierto acuerdo en considerarla, si no por completo al menos en buena parte, invento de Elisabeth. En su carta a von Pückler-Muskau, le pregunta si le gusta la historia, Kannst du sie brauchen? («¿Puedes utilizarla?»). Von Arnim, sin embargo, decide utilizarla ella misma y en 1839 publicó en la revista Athenäum una carta, supuestamente de Beethoven, en la que este contaba la anécdota. El original de esta carta no apareció nunca, solo la copia y algunos detalles (como la fecha) indican que Beethoven no la escribió nunca, o al menos no tal como fue transcrita. Independientemente de su autenticidad, el incidente encantó a la sociedad vienesa, que lo creyó verdadero durante mucho tiempo.

Ludwig van Beethoven nació el 16 de Diciembre de 1770 a las 03:40:00 en Bonn (Renania del Norte-Westfalia), Alemania

CARTA NATAL

Bonn (Renania del Norte-Westfalia), Alemania
Latitud: 50°44′00″N
Longitud: 07°06′00″E

16/12/1770 03:40:00 (LMT)
Zona Horaria: UT +00:28:24
Fecha UT: 16/12/1770
Hora UT: 03:11:36

NOCHE
NOCHE
Fase lunar: Cuarto menguante 78.71°




Signo Solar: Sagitario
Signo Lunar: Sagitario
Ascendente: Escorpio



Carta natal de Ludwig van Beethoven













Lunación anterior
Luna Llena
02/12/1770
21:35:26 UT
Lunación posterior
Luna Nueva
17/12/1770
3:24:27 UT
+

martes, 27 de diciembre de 2016

UN BARRIO MUY "ANIMADO"

https://www.youtube.com/watch?v=veMmkI-lysg




El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Moncloa , título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.
Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.
El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.
En este programa dedicado a los alrededores del distrito de Moncloa, David y Lorenzo nos llevan a 'historiear' a los siguientes emplazamientos: Metro de Argüelles, Casa de las Flores, La casa en la que vivió Benito Pérez Galdós, Monumento del Plus Ultra, el ejército del aire (antigua cárcel Modelo), el Arco de la Victoria, el edificio Galaxia, el Museo de América, el templete de la Virgen Blanca de La Moncloa, la Fundación Jiménez Díaz y el Tribunal Constitucional.
Datos de mapas ©2016 Google, Inst. Geogr. Nacional
Mapa
Satélite

domingo, 25 de diciembre de 2016

UN CABALLO DE TROYA EN LA ESPAÑA DE FRANCO y recuerdos de un "aquiles" de tantos durante los años cincuenta.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/educacion/2016-12-31/historia-british-council-colegio-britanico-madrid-walter-starkie-franquismo_1309642/


EL BRITISH COUNCIL CUMPLE 75 AÑOS EN ESPAÑA

Colegio Británico: un caballo de Troya en la España de Franco

La apertura de un colegio británico en la capital de España en los comienzos de la dictadura franquista sirvió para introducir de forma sutil en la sociedad una política "aliada".

Un grupo de alumnos del coro canta en el colegio en Martínez Campos. (British Council)


En 1940, con una España arrasada por la Guerra Civil y en pleno auge del fascismo por toda Europa, un hombre pensó que abrir un colegio británico en Madrid podía ser una buena idea. Walter Starkie, agregado cultural de la Embajada británica en la capital, impulsó la apertura del primer Instituto Británico en un país salpicado de centros de enseñanza alemana e italiana. Un desafío que este año cumple 75 años y que el propio centro se encarga de recordar en el libro 'Yo fui al Británico. 75 años de historias y recuerdos'.
"Controlar a los niños significa controlar el futuro", escribió Michel Houellebecq en su polémica novela 'Sumisión'. Algo similar debieron pensar tanto Starkie como Lord Lloyd, a la sazón presidente de la Cámara de los Lores en Londres y otro de los impulsores del proyecto. "Todos sabían que, para introducir sutilmente una política probritánica, había que sembrar en la sociedad española distintos aspectos del mundo sajón", recuerda la exalumna y escritora Patricia Martínez de Vicente. "Un colegio británico en Madrid era la plataforma idónea para crear un ambiente favorable y ganarse las simpatías tanto de los españoles más escépticos como los de ideas más avanzadas, todo a través de la infancia".
En esta empresa, 'a priori' complicada, Starkie contó con algunos aliados como el duque de Alba —embajador de España en Londres— frente a la "indiferencia" del embajador británico Samuel Hoare. En un principio, la dictadura no vio con buenos ojos la apertura de un colegio británico que pivotase en torno a "una educación abierta, liberal y mixta". Dado que la religión católica era la columna vertebral del currículo español, Starkie tuvo que salvar ese obstáculo con la contratación de un sacerdote para impartir clases de religión a quien lo desease: "¡La independencia de criterio ante todo!", insistía por entonces.

Obras en la sede de Martínez Campos. (British Council). *
Recordaba demasiado bien cuanto le entristeció presenciar aquellas obras realizadas para aumentar las aulas  y permitir espacio libre para juegos y actividades diversas. Se cargaron un precioso jardín que cuidaban Sebastián y su mujer, los guardeses  del antiguo palacete donde se afincó el colegio británico en 1950. Acabaron intimando con una niña rara cuya mamá siempre llegaba tarde a recogerla y se entretenía persiguiendo a las mariposas entre los setos de  flores, las únicas que podía disfrutar por entonces, eran los "pensamientos" las más abundantes y cuando llovía se resguardaba en el humilde chiscón de la portería hasta ser recogida.  Tras el jardín el viejo matrimonio también desapareció, por lo visto no debían resultar tan útiles como Remedios y Manolita, como eran viejos,  seguramente serían jubilados.
Nunca olvidará el afecto mutuo que surgió entre la pequeña y los humildes porteros, suplían el espacio emocional de unos difuntos abuelos. Tampoco olvidaba las flores (alguna la dejaban guardar entre las hojas de los cuadernos) ni las mariposas que le prestaron sus alas para aprender sobre  la fragilidad.
Algunos días se estrellaban piedras sobre los cristales de clase, por esa razón los pupitres se situaban muy alejados de los ventanales.







"Teníamos sacerdotes, rabinos, imanes o lo que hiciese falta si había suficientes niños que profesasen una determinada religión", añade Carolina García-Sicilia, otra exalumna. "Sin ser conscientes de ello, nos estaban enseñando a respetar otros puntos de vista y a confiar en las personas, no en las religiones. Esa era mi España en 1945".
Precisamente, fue esa declaración de intenciones la que ayudó a que muchos hijos de diplomáticos y extranjeros destinados en la capital optasen por matricular a sus hijos en el centro. "Con su atinado olfato propagandístico, cultural y hasta comercial, sacó adelante su plan educativo con la excusa de favorecer las relaciones hispano-británicas a través de la infancia", recuerda la escritora.
Pero Starkie quiso dar un paso más. Conquistados los niños, faltaban los adultos.Por las tardes, el centro se convertía en lugar de conferencias, tertulias, exposiciones y toda una ristra de actividades encaminadas a promover esa educación británica que tanto había costado introducir en la capital. Las hemerotecas cuentan que por sus aulas pasaron conferenciantes como Camilo José Cela o Julio Caro Baroja —"siempre de claro talante liberal", subraya Martínez de Vicente—, todo con el objetivo de ganarse las simpatías de aquellos que estuviesen dispuestos a escuchar.
Un grupo de alumnos del centro. (British Council)







Aunque en la actualidad  el colegio se sitúa en Pozuelo de Alarcón (Madrid), lo cierto es que no siempre fue así. En su casi centenaria historia, las mudanzas han sido una constante. En septiembre de 1940, el Instituto Británico —por entonces se llamó así— abrió sus puertas en la pequeña calle Méndez Núñez, muy cerca del parque del Retiro. "Ocupaba una casa entera, con una entrada muy importante y un salón enorme que se utilizaba como salón de actos, y tenía en las paredes enormes trofeos de caza", recuerda el exalumno Manuel Gutiérrez Cantó. "Las clases estaban en los pisos superiores. Y arriba del todo había una enorme terraza donde a veces teníamos los recreos".
Cuatro años más tarde, se mudó a un palacete situado en la calle Velázquez esquina con Diego de León. Fue una estancia breve, ya que el siguiente traslado llegó a principios de los cincuenta hasta el número 31 del paseo del General Martínez Campos, donde hoy se imparten clases de inglés y se mantienen todavía las oficinas centrales.
La dictadura no vio con buenos ojos la apertura de un colegio británico que pivotase en torno a "una educación abierta, liberal y mixta"
Ya en la década de los noventa, con la expansión del centro, pasó a situarse en Somosaguas, al noroeste de la capital. Un cambio que en palabras de la exestudiante Elena Ovejas fue “traumático para casi todos” los compañeros. “Perdíamos el encanto de Martínez Campos, esa familiaridad, esos recreos, esas actuaciones, ir a Vallehermoso o al Canal de Isabel II a hacer deporte”, recuerda.
Los diferentes enclaves del colegio, todos ellos en las zonas más pudientes de la capital, no son algo baladí. Desde sus orígenes hasta hoy el 'British Council School' ha sido una institución donde se han educado las *élites. Por sus pasillos han desfilado nombres como la escritora Carmen Posadas, la exlideresa del PP Esperanza Aguirre y más recientemente los hijos de Mariano Rajoy, Eduardo Zaplana y José Blanco, amén de otros importantes personajes de la vida política y social.

A lo largo de sus más de 200 páginas y decenas de testimonios, esta biografía del Británico cuenta además con dos protagonistas de excepción, un par de nombres que se repiten de forma constante y que sin duda marcaron a todos los alumnos que por allí pasaron: Remedios y Manolita. *** Dos “sólidos pilares” de la institución para los que padres, estudiantes y profesores solo tienen buenas palabras. Podríamos contar quiénes son, pero esa ya es otra historia...

* Pisó el lugar por primera vez en Octubre de 1953.  Recuerda perfectamente cuanto lloraban los niños a su alrededor y los miraba asombrada porque se sentía muy satisfecha de iniciar al menos por unas horas una vida alejada del  asfixiante cordón umbilical. 


La del sombrerito, durante una de las primeras carreras. 

** Aunque su procedencia fuera de humilde economía se contraponía  a una elitista ambición ancestral, para materializarla le fue negado el placer de la fraternidad pero soñaba con encontrarla entre sus compañer@s. Grave responsabilidad a una edad tan temprana a sabiendas que a partir de los catorce años, cuando  acabara aquella especie de bachillerato   inglés simultaneado con el español (este último por vía libre) tendría que comenzar a buscarse la vida para aliviar la carga de su sacrificado y anciano progenitor demasiado cercano a la jubilación y los todos los inconvenientes de un sueldo peligrosamente inestable.  
Cuando algunos compañer@s, todos hij@s de familias liberales y pudientes  de la época,  le preguntaban por la profesión del padre poco después dejaban de jugar con ella, razón que le enfureció hasta el punto de obligarse a sobrepasarles escolarmente con gran esfuerzo puesto que no gozaba de buena memoria y le gustaba demasiado jugar, pero debía darles en las narices para poco a poco ir resarciendo su equilibrio interior.  Al final parece que lo conseguiría  y recien iniciada la adolescencia  un año antes de abandonar la escuela,  aquel patito vulgar comenzaría a llamar la atención por su fama de responsable, seria y empollona.  A los quince, abandonada la escuela británica, se ganó a pulso una beca A.F.S. para estudiar y dar conferencias juveniles en EEUU y volvió a los diecisiete con las ideas bastante  más  claras. Sueños e ideas a las que hubo de renunciar por motivos familiares, por amor y responsabilidad a sus sacrificados ancestros y   se vio obligada a tomar un rumbo muy diferente al soñado, hubo de abotargarse para dar vida y criar convenientemente a sus descendientes.


Reconocimiento  a final de curso.

***  Remedios y Manolita eran las "tatas" del lugar, siempre bien vestidas de uniforme negro y delantal blanco  controlaban a todos los críos del lugar. Ponían orden en la entrada principal y en las escaleras,  acompañaban a los "heridos" a enfermería/secretaría cada vez que se caían en el patio. Eran las mismas que les amenazaban cuando durante la salida jugaban a tirarse  las carteras a la cabeza los unos a los otros.  L@s niñ@s crecían  y volvían de visita pero  seguían topándose con ellas que recordaban casi todos sus nombres. Doy fe. 

https://youtu.be/Qu9BKPeOu8w 
https://youtu.be/tyQJdg5kD7g







sábado, 24 de diciembre de 2016

LUCES Y SOMBRAS

Esta entrada está dedicada a Josechu, fallecido hace un par de años. Compañero, amigo/hermano  por mor de la filosofía y del Dr. Cencillo durante del primer curso de la facultad de Filosofía y Letras de la universidad Complutense de Madrid hace medio siglo, 1967.
Diez décadas después ella llegó tarde a su funeral. El velo de la visión interior  se había descorrido durante el proceso de maduración/envejecimiento  y aunque sabía que nunca volvería a ser lo mismo le hubiera gustado comprobarlo directamente.  Llegó tarde y lloró un poquito, pero,por principio vital, debía seguir   aunque  ello le resultara tan extremadamente complicado como caminar entre nieves y heladas.  Él ya estaba muerto del todo, pero a ella  aún le faltaban ocho años para alcanzar el  exitoso punto de "congelación" de su amigo de farra y juventud aunque  ello ocurriera sin éxito reconocible alguno porque, al contrario que aquel guapete  Josechu leonés. Había nacido  de chiripa, morada, pequeña, prácticamente ínfima en demasiados sentidos, es decir boba,  menuda, débil y mujer....pero peleona consigo misma y con cuanto pretendiera frenar su energía (vitalidad)  por exigua que resultara, hasta el final.

https://es.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%A9i_Bely


 Andrei Bely dixit.        

"El mundo y el pensamiento no son más que la espuma de amenazantes imágenes cósmicas, la sangre late con su vuelo, los pensamientos se encienden con su fuego; y esas imágenes son los mitos." 

 Parece que muchas personas, al parecer,  van por la vida carentes de cualquier otro sentimiento de identidad que el proveniente de un nombre que ellas no eligieron, de un cuerpo sobre cuya creación no ejercieron el menor control y de un lugar en la vida que generalmente es el resultado de la necesidad, el condicionamiento social y el manifiesto azar.
 Sin embargo, incluso si tomamos un individuo que tenga la perspicacia de "conocerse" a sí mismo en el sentido conductista del término, ocurrirá un fenómeno muy curioso:  Pidámosle que nos ofrezca una descripción de sí mismo, es probable que si es sincero consigo mismo y con quien se lo pregunta, (una premisa bastante excepcional, para empezar) nos dé una imagen muy amplia de  su personalidad.
 Pidámosle también a su pareja que lo describa, y podríamos pensar que nos está hablando de otro individuo diferente.  En su descripción podrían aparecer rasgos de carácter de los que se diría que el individuo no tiene ni la menor idea, se le atribuyan objetivos  a los que él no preste  importancia y cualidades que con frecuencia se opongan diametralmente a las que él considera constituyentes de su propia identidad.  Uno empieza a preguntarse quién está engañando a quien, o lo que resulta peor aún, quien se está engañando a sí mismo.
Preguntemos a sus hijos qué es lo que piensan y obtendremos un cuadro muy diferente, sus colaboradores  ofrecerán una información aún más dispar, y la imagen de sus conocidos casuales será la de un hombre completamente distinto.



Cualquiera puede intentar esta investigación tan simple, y mediante ella comprobar que hasta el más observador de nosotros, el más introspectivo, ve solamente lo que quiere a través del cristal de su propia psique, puesto que nuestras concepciones de la realidad, tanto referidas a nosotros mismos como a los demás,  siempre estarán teñidas por el color de nuestros lentes.   Por tanto parece que resulta inevitable que sobre nuestro propio yo sepamos mucho menos de lo que nos imaginamos.


Recordemos el famoso refrán de  la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio.  Debemos admitir que lo que se encuentra más próximo a nosotros precisamente resulte ser  lo que más desconocemos aunque parezca justo lo contrario.

En resumidas cuentas, nada es lo que parece y descubrirlo puede resultar lo suficientemente desalentador como para evitarnos penetrar en el territorio de las sombras solo propicio a los más atrevidamente curiosos o a los más necios. Si consiguen salir indemnes de dicho sector nunca más  volverán a ser los mismos. En otras palabras no resulta posible salir indemne de las simas más profundas, de los "infernos", salvo que se disponga de una predisposición innata al desprejuicio, es decir a la inocencia no exenta de experiencia. Además dicha actitud no debería significar necesariamente sinónimo de necedad, aunque  resulten términos vulgarmente confundidos.*

*Obsérvese que el último párrafo está escrito de forma inversa al mito de la cueva de Platón,  pero su efecto o intención, fruto de la alternancia entre extremos, son los mismos. Vivir entre sombras y asomarse a la luz versus creerse que uno posee  luz propia  y penetrar en la sima, o el territorio de máxima oscuridad o duda.


En la presente circunstancia no se está considerando el  mito de Proserpina que también marca la alternancia entre luz y oscuridad, con productividad terrenal  de por medio, pero en este caso  nada tendría que ver con la cuestión que me ocupa aunque se base en el mismísimo sustrato primordial del florecimiento de la vida, el de la alternancia, el de la  productividad/creatividad que surge entre  factores extremos. En otras palabras, del efecto creativo de un antagonismo más o menos puntual, porque con el paso del tiempo la experiencia  histórica  nos demuestra cómo  los opuestos se suelen transformar en cainismos destructivos que se alternan con momentos creativos. ¿Se imaginan ustedes encontrarse continuamente creando, o lo contrario, continuamente destruyendo? Resultaría agotadoramente aburrido y absurdamente inutil.

https://youtu.be/SQVUMG6LZGM  - Un ejemplo de polaridad da forma a este villancico,  apropiado para este tradicional día de la cultura occidental. : Rey/paje, Hielo/Fuego.






jueves, 22 de diciembre de 2016

LA NAVIDAD DE UNA PEQUEÑA SALVAJE

Aquellas navidades "la prendita" miraba atónita los caretos sonrientes de la visita familiar. Henchidos de orgullo sus padres le ensalzaban y le conminaban a recitar aquel horrible e inacabable poema sin sentido alguno  que, meses antes, hubo de aprenderse de memoria. Tímidamente, pues se trataba de una criatura apocada y taciturna,  dijo que tenía que ir a hacer pis pero que enseguida volvería.
 Por entonces uno de sus juegos favoritos   era vestirse de troglodita y  plantarse encima aquellas viejas pieles tan suavecitas.   Se trataba de unos retales de piel extremadamente antiguos, de su abuela muerta, quizás, que su madre guardaba en el fondo del  armario. Se los cruzó al estilo Picapiedra la mar de contenta. La imagen que le devolvía el espejo  resultaba de lo más neandertal. 
Para agradar al personal se le acababa de ocurrir salir a bailar como una descosida al más puro estilo cavernícola.  Recién cumplido el primer lustro aquellos retalles de vellocino  apenas si  daban para tapar su   pequeño trasero y una parte del pecho.



Salió triunfante y se plantó de golpe ante los invitados para iniciar el mejor de sus bailes, la música la ponía su imaginación.    ¿No decía siempre su madre que mostrara lo mejor de sí misma? Pues eso es lo que ella entendía como lo mejor de su persona, representar a la primitiva que le habitaba y que nadie conocía hasta la fecha porque  se trataba de una criatura mudita y obediente por imposición mayor, o de mayores.
 Poco antes de entrar a la salita echó un vistazo al espejo del recibidor y se  enmarañó el pelo. A continuación inició una danza salvaje hasta caer exhausta.    Bailó sin parar  al más puro estilo primitivo dejando a los espectadores boquiabiertos; los tambores retumbaban en su cabecita y eso le gustaba mucho mas que   responder a las aburridas preguntas de los mayores sobre el colegio y todo lo demás. 
Una vez acabada la danza, hizo una reverencia muy peliculera y  sin mediar palabra salió pitando antes que su madre le alcanzara.  De sobra sabía que la zurra y la regañina estaban garantizadas pero le compensaba lo bien que se lo había pasado.   No tendría más de cinco añitos la nena pero tras el disgusto familiar se prometió que nunca más volvería a disfrazarse.

Rompió su promesa al estrenar un inevitable disfraz blanco en otra ocasión familiar aunque para la ocasión hubiera preferido vestir vaqueros, camiseta blanca, playeras y un ramo de flores silvestres en lugar de aquel modelito  diseño Bernhayer y tener que abrir el  baile de disfraces que le suponía aquella boda organizada para satisfacción de sus mayores. Sin embargo siguió mudita durante mucho, mucho tiempo  porque temía abrir el pico en un mundo de lobos. 




Tras la danza de la salvaje primordial  la madre sugirió al padre que deberían  apuntar a la niña a  clases de ballet porque tenía  las carnes demasiado blandas.

Así es como se convirtió en una niña muy feliz, bailando. Entonces pasó de ser mudita habitual  a escribidora continua. Tras el trasiego de innumerables años advirtió que había hecho acopio de muchas y variadas experiencias, que ya era rica, que podía parar, pero le resultaba imposible impedir que sus dedos bailaran sobre el teclado.












miércoles, 21 de diciembre de 2016

ASPIRACION PARA EL PRESENTE SOLSTICIO

Es decir una forma de recordar eso que hemos dado en llamar navidad, aunque en realidad tan solo  trate sobre el solsticio de invierno. Así las hogueras de San Juan en Junio marcan el inicio del verano, las fallas la entronización de la primavera. ¿Y qué dejamos para el otoño?  .... pues la celebración de la cosecha, el sustento para los meses siguientes, la exaltación de la supervivencia mediante la acumulación de frutos, ¿las bacanales acaso?  Por supuesto todo lo anterior está  basado en  la climatología del hemisferio noroccidental. Los nororientales  desarrollaron su propia cultura y disponen de diversos métodos muy personales  también basados en los ritmos climáticos y la observación de la transformación de la materia a través de los mismos.  Conviene recordar que dependemos de los productos de la tierra para alimentarnos por mucho que los procesemos.

 En el hemisferio sur surgieron otros sistemas para medir tiempos y acontecimientos pero resulta  una gran pérdida que las culturas que los desarrollaron (mayas p.e.)  fueran absorbidas por las del hemisferio noroccidental donde un factor egoico rampante brotaba de forma  dominante. 

LA POSTALITA

                   Monte Cervino desde Italia  o Matterhorn desde Suiza.
Imagen hallada en:   http://www.beautifulworld.com/

Por tanto nos encontramos con diversos ejemplos de analogías basadas en el clima  relacionándolo con el  movimiento de los astros, el sol y la luna principalmente.  Todo ello fue expuesto desde un punto de vista geocéntrico, el más inmediato a los sentidos. Dicho punto de vista  trata de la apariencia más cercana acerca del entorno que nos envuelve, la primera de todas,  aunque en el presente todos  seamos plenamente conscientes de su falacia gracias la observación científica desarrollada a través del lento desarrollo neuronal de cerebro  prim-itivo (primate) 
 También conviene tomar conciencia de ser  fruto potencialmente razonador en virtud de una primera falacia universal por el simple motivo de ubicación, de observación  a través de nuestros sentidos de  dicha ubicación: GEOCÉNTRICA y ANTROPOMÓRFICA. Así, sin más. Por tanto no quedará más remedio que asumir que  dicha falacia ha configurado nuestro pensamiento y se ha convertido en nuestra realidad más cercana, en nuestras creencias y "pareceres" (me encanta este último término, muy acorde con la presente linea de razonamiento).  Ese es el verdadero fundamento de la astrología, no nos dejemos engañar.



http://www.azlyrics.com/lyrics/leonardcohen/hallelujah.html

En la presente pinza espacio temporal parece como si en virtud del actual estado de la inteligencia humana  nos encontráramos iniciando el proceso de brincar desde el  geocentrismo primitivo con sus invenciones proyectivas de divinidades antropomórficas hacia el "univerdiasporismo". Es decir, como si nos encontráramos en el aire y con mucho temor a caernos. El problema radica en que  ni las diversas culturas ni la mayoría de sus miembros  se encuentran en disposición de saltar al vacío  en pro de la consecuencia del desarrollo del pensamiento.  Desafortunadamente se vende mucho humo y se hace demasiado ruido al respecto. Parece que el ruido vende y quien no se haga notar no existe.  ¿Merecerá la pena ponerse en evidencia haciendo ruido si  resulta patente  que son las "cajas" más vacías las que más ruido  emiten?

 Por tanto, si tanto a nivel institucional, colectivo o particular, muchas personas no se sienten con fuerza para dar el salto al vacío, algo absolutamente respetable y comprensible, que lo asuman. Que asuman ser hijos del geocentrismo subjetivo interpretado como objetivo con toda la dignidad que sean capaces de portar, que dejen de difundir confusión con marchamo de objetividad y permitan laborar sin estorbar  a quienes se esfuerzan seriamente por mantener la belleza y el equilibrio del planeta conocido como GEA (origen de términos como "GEOlogía, GEOgrafía, p.e )  del que forman parte consciente mediante herramientas de lo más variopinto, desde las más sutiles hasta las más primitivas, desde el uso constructivo del pensamiento y la investigación que nos permite volar hacia estrellas y nanomundos diversos hasta el  azadón para limpiar los campos de maleza e impedir que los incendios del verano subsiguiente arrasen nuestras fuentes de vida. El invierno resulta el mejor momento para hacerlo.
 ¿Por qué no será difundida esta información de forma machacona en diversos medios  como ocurriera con aquel ya lejano vertido de combustible frente a  las costas gallegas? ¿Por qué no se desatascan las alcantarillas antes de que las riadas inunden municipios? ¿Habrán manos deseosas de trabajar en semejantes menesteres vitales dada la cifra de paro y necesidad en la que tanto inciden las estadísticas? 

¿Por qué no recordaremos la existencia del extremo opuesto (en este caso el solsticio de verano) desde el punto en que nos encontramos?  ¿Cual será la índole de la fuerza que nos mantiene  tan ciegos? ¿Acaso la pereza? ¿Y no será la pereza la consecuencia de la comodidad?¿Y no han luchado los mejores  para facilitar la vida a sus congéneres y por ende aumentar su comodidad?   ¿Acaso una comodidad basada en incontables repeticiones e imitaciones  elevadas a la potencia de tradiciones diversas, algunas totalmente incoherentes otras, sin embargo,  absolutamente encantadoras? ¿Acaso se trate  todo de una cuestión de inercia? ¿Estará esta última relacionada con la fuerza de la gravedad?



No me cabe duda que por el hecho de nacer, nos convertimos en parte de la vida en la tierra, en  esclavos de Gea, y por tanto le debemos honra y respeto.
Visto lo visto, afortunadamente,  los Reyes Magos, el ratoncito Perez,  el Olentzero, Papá Noel o San Nicolás  con sus renos voladores así como el concepto de  Navidad, entre otras tradiciones por no seguir enumerando, existen en nuestro aleatorio pensamiento  para ayudarnos a ignorar, gracias a  la consabida inercia, las veintiocho palabras de la afirmación anterior.