sábado, 13 de agosto de 2016

Contra agotamiento galbana

Debo reconocer lo que me ocurre cuando hace demasiado calor y la conexión a la red va tan lenta. Además está lo de las neuronas en mi haber, que debieron derretirse porque no las encuentro. Se debieron tomar unas vacaciones sin previo aviso y no deben tener demasiadas ganas de volver.
Mañana me tiro al monte a ver si pillo alguna despistada pastando entre las vacas o cabalgando sobre algún jabalí de tantos como abundan, quizás aún sobre las frágiles alas de cualquier mariposa retrasada, o quien sabe si acompañando a alguna lagartija entre tantas enanas que han debido eclosionar este verano. Sin mención a las hormigas que estas resultan demasiado trabajadoras en el estío y no parece que las neuronas fugitivas estén ya por semejante labor.