martes, 13 de diciembre de 2016

El túnel escondido bajo un colegio centenario de Madrid




Paseo por el refugio de la Guerra Civil escondido bajo un centenario colegio de Madrid

Autores: luis manzano, Jone Ibabe, @davidmarrero 18 noviembre 2016

“Las paredes del colegio comenzaron a llenarse de grietas y humedades, algunas se movían simplemente con tocarlas. Los bomberos vinieron varias veces para apuntalar las instalaciones, y no sabíamos ni cómo ni por qué sucedía todo esto”. Rocío Núñez, antigua directora del CEIP San Isidoro, ahora jubilada, recuerda cómo lo que se suponía que iba a ser una celebración especial, la del centenario del colegio, se convirtió de repente en una pesadilla.

“Los técnicos del Ayuntamiento decidieron que había que tirar abajo todo el interior del colegio y volver a levantarlo de nuevo”, rememora ahora Núñez con cierto alivio, aunque por aquel entonces temió que el centro público que dirigía, situado en el centro de Madrid, frente a la Real Fábrica de Tapices, jamás llegaría a cumplir los 100 años.

Lo que nadie se podía pensar era lo que ocurrió posteriormente. “Aún recuerdo el día que el arquitecto del Ayuntamiento nos informó de la existencia del túnel: ‘No sabéis lo que nos hemos encontrado aquí abajo’. Ninguno de los profesores, ni los más veteranos, sabía de su existencia, aunque el antiguo portero siempre nos decía que abajo había una especie de túnel o algo así, pero nunca nos pensamos de la existencia de este entramado de galerías”, confiesa Rocío.

Para Rocío, que en 2001 era jefa de estudios, bajar las escaleras que de repente aparecieron bajo el sótano fue algo emotivo. “Cuando bajamos por primera vez estaba todo oscuro, solo se respiraba humedad y olía a tierra mojada. Pensar que aquí hubo gente que sufrió los bombardeos de la Guerra Civil fue sorprendente. Lo que vivieron aquí y el tiempo que estuvieron refugiados… la verdad no me salen las palabras”.

Durante la Guerra Civil, el colegio dejó de tener actividad docente, pero sí que sirvió de refugio para los vecinos de la zona, ya que contaba con letrinas y baños. Tras la guerra, se decidió tapar la galería con arena y volver a dar clases en sus aulas. El refugio se perdió en el olvido durante más de 60 años. “Esta tierra, con el paso de los años y la humedad fue la causante de los graves problemas estructurales del colegio”, destaca Octavia Tara, actual directora del CEIP San Isidoro.

En la actualidad, las dos galerías existentes se localizan en el perímetro del colegio, pero hay algunas partes tapiadas que dan indicios de que el entramado de túneles podría ser más grande. “Todo son conjeturas, pero durante muchos años hubo un depósito de aguas en la Avenida Ciudad de Barcelona. Tal vez utilizaron estos conductos para ampliarlo a refugio. Además, se pudieron crear conexiones con la cercana Real Fábrica de Tapices o el parque del Retiro, ya que vemos que algunas paredes fueron selladas hace tiempo”, continúa Octavia.

Tras la profunda reforma del colegio entre 2001 y 2002, los profesores y alumnos pudieron volver al edificio para celebrar el centenario de la escuela en 2003. Los técnicos del Ayuntamiento siguen vigilando el edificio para que no se vuelva a repetir la situación vivida. “En 2008 se volvieron a detectar humedades y se terminó de vaciar el túnel, que ha quedado como está ahora, totalmente limpio y accesible.”, concreta la actual directora del centro. “De hecho ofrecemos a los alumnos más mayores del colegio la posibilidad de bajar al túnel. Usamos esta visita para la asignatura de ciencias sociales donde les explicamos la Guerra Civil española”.

                De  Escuelas Alfonso XIII a Colegio Público San Isidoro

Visitar el Colegio Público San Isidoro supone colarse en un trozo de la historia de Madrid. La escuela fue promovida por la Reina María Cristina para celebrar la mayoría de edad de su hijo y el inicio del reinado de Alfonso XIII. Se inauguró en 1903 y contó con el diseño del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas con marcado estilo neomudéjar.

Se proyectaron 10 colegios públicos, pero finalmente solo se inauguraron tres. El Grupo escolar acogía principalmente a los hijos de los trabajadores de la cercana Real Fábrica de Tapices.

Con el cambio de régimen político, el Colegio pasó a llamarse Montesinos, y sufrió una primera renovación por parte de Bernardo Giner de los Ríos en 1933. Posteriormente tuvo un nuevo nombre en ‘la Escuela del Congreso’.Tras el parón por la Guerra Civil, donde no se realizó actividad lectiva, el colegio pasó a llamarse San Isidoro en algún momento de la posguerra.

8 comentarios:

  1. Estos rincones de Madrid son únicos. He visitado el Colegio. Y en muchos casos, llevo a los visitantes que llegan a casa desde allende los mares.

    Besos Guapa

    ResponderEliminar
  2. Los vestigios de una guerra que nunca debió existir y de una guerra que todavía sigue teniendo perdedores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN. Cada vez quedan menos supervivientes de entonces. DE todos modos lo único positivo al respecto sería que su recuerdo sirviera de escarmiento para los futuros moradores de esta península. Las revoluciones deberían ser silenciosas y sus efectos positivos, pero bueno, vivimos en este mundo y su realidad me abruma.

      Eliminar
  3. Menuda sorpresa se llevarían al dar con el túnel.
    Una historia de lo más "underground", nunca mejor dicho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. CAYETANO. La siguiente tambien lo será con la Cibeles y la pasta de fondo, pasta que servirá de enlace a la entrada del 19. Todas ellas copipegadas. El 21 será otra historia. Es probable que no vuelva a actualizar hasta el año que viene, pero nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  5. GENIN. Pchsss,si gustan pasearse o mediorevolotear por mi ...... afortunadamente los fantasmas no comen bocatas.

    ResponderEliminar