miércoles, 21 de diciembre de 2016

ASPIRACION PARA EL PRESENTE SOLSTICIO

Es decir una forma de recordar eso que hemos dado en llamar navidad, aunque en realidad tan solo  trate sobre el solsticio de invierno. Así las hogueras de San Juan en Junio marcan el inicio del verano, las fallas la entronización de la primavera. ¿Y qué dejamos para el otoño?  .... pues la celebración de la cosecha, el sustento para los meses siguientes, la exaltación de la supervivencia mediante la acumulación de frutos, ¿las bacanales acaso?  Por supuesto todo lo anterior está  basado en  la climatología del hemisferio noroccidental. Los nororientales  desarrollaron su propia cultura y disponen de diversos métodos muy personales  también basados en los ritmos climáticos y la observación de la transformación de la materia a través de los mismos.  Conviene recordar que dependemos de los productos de la tierra para alimentarnos por mucho que los procesemos.

 En el hemisferio sur surgieron otros sistemas para medir tiempos y acontecimientos pero resulta  una gran pérdida que las culturas que los desarrollaron (mayas p.e.)  fueran absorbidas por las del hemisferio noroccidental donde un factor egoico rampante brotaba de forma  dominante. 

LA POSTALITA

                   Monte Cervino desde Italia  o Matterhorn desde Suiza.
Imagen hallada en:   http://www.beautifulworld.com/

Por tanto nos encontramos con diversos ejemplos de analogías basadas en el clima  relacionándolo con el  movimiento de los astros, el sol y la luna principalmente.  Todo ello fue expuesto desde un punto de vista geocéntrico, el más inmediato a los sentidos. Dicho punto de vista  trata de la apariencia más cercana acerca del entorno que nos envuelve, la primera de todas,  aunque en el presente todos  seamos plenamente conscientes de su falacia gracias la observación científica desarrollada a través del lento desarrollo neuronal de cerebro  prim-itivo (primate) 
 También conviene tomar conciencia de ser  fruto potencialmente razonador en virtud de una primera falacia universal por el simple motivo de ubicación, de observación  a través de nuestros sentidos de  dicha ubicación: GEOCÉNTRICA y ANTROPOMÓRFICA. Así, sin más. Por tanto no quedará más remedio que asumir que  dicha falacia ha configurado nuestro pensamiento y se ha convertido en nuestra realidad más cercana, en nuestras creencias y "pareceres" (me encanta este último término, muy acorde con la presente linea de razonamiento).  Ese es el verdadero fundamento de la astrología, no nos dejemos engañar.



http://www.azlyrics.com/lyrics/leonardcohen/hallelujah.html

En la presente pinza espacio temporal parece como si en virtud del actual estado de la inteligencia humana  nos encontráramos iniciando el proceso de brincar desde el  geocentrismo primitivo con sus invenciones proyectivas de divinidades antropomórficas hacia el "univerdiasporismo". Es decir, como si nos encontráramos en el aire y con mucho temor a caernos. El problema radica en que  ni las diversas culturas ni la mayoría de sus miembros  se encuentran en disposición de saltar al vacío  en pro de la consecuencia del desarrollo del pensamiento.  Desafortunadamente se vende mucho humo y se hace demasiado ruido al respecto. Parece que el ruido vende y quien no se haga notar no existe.  ¿Merecerá la pena ponerse en evidencia haciendo ruido si  resulta patente  que son las "cajas" más vacías las que más ruido  emiten?

 Por tanto, si tanto a nivel institucional, colectivo o particular, muchas personas no se sienten con fuerza para dar el salto al vacío, algo absolutamente respetable y comprensible, que lo asuman. Que asuman ser hijos del geocentrismo subjetivo interpretado como objetivo con toda la dignidad que sean capaces de portar, que dejen de difundir confusión con marchamo de objetividad y permitan laborar sin estorbar  a quienes se esfuerzan seriamente por mantener la belleza y el equilibrio del planeta conocido como GEA (origen de términos como "GEOlogía, GEOgrafía, p.e )  del que forman parte consciente mediante herramientas de lo más variopinto, desde las más sutiles hasta las más primitivas, desde el uso constructivo del pensamiento y la investigación que nos permite volar hacia estrellas y nanomundos diversos hasta el  azadón para limpiar los campos de maleza e impedir que los incendios del verano subsiguiente arrasen nuestras fuentes de vida. El invierno resulta el mejor momento para hacerlo.
 ¿Por qué no será difundida esta información de forma machacona en diversos medios  como ocurriera con aquel ya lejano vertido de combustible frente a  las costas gallegas? ¿Por qué no se desatascan las alcantarillas antes de que las riadas inunden municipios? ¿Habrán manos deseosas de trabajar en semejantes menesteres vitales dada la cifra de paro y necesidad en la que tanto inciden las estadísticas? 

¿Por qué no recordaremos la existencia del extremo opuesto (en este caso el solsticio de verano) desde el punto en que nos encontramos?  ¿Cual será la índole de la fuerza que nos mantiene  tan ciegos? ¿Acaso la pereza? ¿Y no será la pereza la consecuencia de la comodidad?¿Y no han luchado los mejores  para facilitar la vida a sus congéneres y por ende aumentar su comodidad?   ¿Acaso una comodidad basada en incontables repeticiones e imitaciones  elevadas a la potencia de tradiciones diversas, algunas totalmente incoherentes otras, sin embargo,  absolutamente encantadoras? ¿Acaso se trate  todo de una cuestión de inercia? ¿Estará esta última relacionada con la fuerza de la gravedad?



No me cabe duda que por el hecho de nacer, nos convertimos en parte de la vida en la tierra, en  esclavos de Gea, y por tanto le debemos honra y respeto.
Visto lo visto, afortunadamente,  los Reyes Magos, el ratoncito Perez,  el Olentzero, Papá Noel o San Nicolás  con sus renos voladores así como el concepto de  Navidad, entre otras tradiciones por no seguir enumerando, existen en nuestro aleatorio pensamiento  para ayudarnos a ignorar, gracias a  la consabida inercia, las veintiocho palabras de la afirmación anterior.



12 comentarios:

  1. El mundo occidental -noroccidental para ser más exactos- ha pasado muchos siglos mirándose el ombligo. Sin darse cuenta de que existen otras latitudes (y longitudes) y otras culturas. La "culpa" de todo la tuvieron la antigüedad grecolatina, el Renacimiento, el Humanismo y el desarrollo científico y tecnológico posterior que culminó con la expansión de Europa por América (un poco anterior), Asia, África y Oceanía, sobre todo durante el siglo XIX.
    Así me gusta, que propagues la idea de que a GEA se le debe honra y respeto. Faltaría más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. CAYETANO. Gracias Cayetano. A nivel privado llevo haciendo mi gran huelga con al respecto del consumismo así como activismo en otros sentidos bastante poco populares, pero la onda expansiva del comportamiento parece poco o nada efectiva. Lo que ocurre es que soy la primera persona con la que me tropiezo nada mas abrir los ojos y solo se me ocurre practicar la autofidelidad para vivir relativamente feliz, de lo contrario preferiría no abrir los ojos nunca mas.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la sensación que estoy dentro de un juego siniestro, la gente trabaja para compara y viceversa, en una compulsión irracional que invoca unos días de empalagoso y falso amor universal.
    Desde mi rincón observo el trajín consumista y me digo que estamos como el protagonista del del Show de Truman, parece todo tan real... pero no lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMALTEA. Me ocurre lo mismo. Si supieras cuantas décadas llevo procurando llevar la contraria a la sociedad consumista, una de las diversas razones de mi aislamiento voluntario.

      Eliminar
  4. Estrellas de papel de plata, mentirosas nubes de algodón, arena con verdín como naturaleza, deseos de amor fotocopiados, amistad coronada con champan de la Viuda, abrazos que tantean el bolsillo de la cartera, etc, etc.
    Menos mal que nos queda la voz sin mancha de unos niños que dan las gracias por vivir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN. En la infancia radican todas nuestras esperanzas por eso sufro cuando veo como se la impregna inconscientemente de estupidez e hipocresía como condición primordial para acceder al mundo de los adultos.

      Eliminar
  5. El consumo compulsivo e inmoderado es desastroso a todas luces. Sin embargo, confieso que me preocupa mucho más la convivencia entre las distintas maneras de ser, pensar, creer, etc.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LUIS ANTONIO. Me ocurría lo mismo pero alcanzar ciertas conclusiones respecto a la convivencia entre elevado número de miembros me llevó indirectamente a la cuestión del consumismo: al arte de sobrevivir con lo mínimo sin dejarse influenciar por el medio. Todo un arte patrimonio de nuestros ancestros y que en ciertos círculos, aun exiguos, está reviviendo. Lo optimo: La unión de la milenaria experiencia y los últimos avances cientifico/tecnologicos. No nací a tiempo para verlo. Aplicar lo mismo en el plano de las emociones sería un sueño.

      Eliminar
  6. Hola Guapa:
    De pequeño me enseñaron que estas celebraciones solo eran para reflexión. No dudes que compró cositas, para mi gente, pero siempre he pensado que todo está en lo que representa el regalo y no el regalo en si. Nunca extremamos y siempre respetamos como lo celebra el resto, aprendiendo cada momento.

    En Venezuela nos reuníamos casi 100 personas en Navidad: Judíos, musulmanes, cristianos. Venezolanos, españoles, italianos, sirios, libaneses, argentinos...convivíamos sin reprochar a los demás.

    Hemos cambiados...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL. Lo que cuentas es de lo mas bonito de nuestra existencia. Una fortuna que lo hayas vivido. Felices tiempos.

      Eliminar
  7. Lo de la celebración con una -o varias- vacanal, es un punto de vista a estudiar, a mi no se me había ocurrido, pero desde ya te adelanto que conmigo ni cuenten para que azada en mano me ponga a hacer cosas por ahí, no lo he hecho hasta ahora y tengo la espalda delicada, quizá en otra vida, pero lo de la vacanal si que mola cantidad...jajaja
    ¡Felices fiestas!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GENIN. He trabajado la tierra con amor y azada. Resulta labor poco apta para edades avanzadas. Hombre, las bacanales dejan rastros poco deseables a largo plazo, pero se dice que "pisparse" ocasionalmente ayuda a verlo todo más bonito.

      Eliminar