jueves, 17 de noviembre de 2016

IMAGEN Y PALABRA

Miró de soslayo al escaparate y este le mostró una imagen desconocida: ¿Quien será? se preguntó inicialmente aunque de inmediato le resultó  familiar, algo le recordó el rostro de una abuela que tan solo llegó a conocer a través de rancias imágenes  color sepia.  ¡Caramba! exclamó para sí tras caerse  del guindo, acto seguido le sacó la lengua  y la imagen le devolvió el gesto simultáneamente. Pese a la afrenta no pudo evitar sentirse ajena al rostro burlón, tan lejana,  tanto,  que  lejos de sorprenderse decidió ignorarse en la medida de sus posibilidades.


Quizás algo pudiera escribir al respecto pero si una persona había llegado a intentar  ignorarse tanto, las letras sobre sí misma estarían de más, no tendrían sentido. Por tanto, dado que escribir a bocajarro y de sopetón siempre le resultaba relajante y su mismidad aún no se había dispersado definitivamente, se limitaría a pequeños  extractos de su actual tarea, inexorablemente incomprendida para una gran mayoría  pero altamente satisfactoria para la constante vigía y amable compañía de su consciencia.

Ya que había comenzado con imágenes seguiría con una derivada suya conocida como   PROYECCIONES. Recordó cuantas veces le habría gustado esgrimir un espejo,  proyección imparcial,  ante algunas personas para zanjar más de una discusión  impertinente.

Instintivamente, uno supone que su propia constitución psíquica es la constitución general y que todos somos esencialmente parecidos entre nos, es decir como uno mismo. Como si su propia psique se tratara de una especie de llave (psique) maestra, capaz de adecuarse a todos y le diera derecho a suponer  su propia situación como regla general.  ¡Nada más lejos de la realidad! Solo se trata de nuestro propio "traje" que inconscientemente colgamos en percha ajena con diversos y equívocos resultados.

La gente se queda profundamente pasmada y hasta horrorizada, cuando se da cuenta de que la regla anterior no resulta válida, es decir, cuando descubre que otras personas son realmente diferentes de su propia mismidad.  
Generalmente, estas diferencias ´psíquicas no se suelen percibir como algo, en cierto sentido, curioso y menos aún atractivo, sino como debilidades desagradables, generalmente ajenas,  que resultan difíciles de sobrellevar, o  aún peor, como insoportables fallos que se han de condenar.


Este párrafo invita a seguir escribiendo sobre DINÁMICAS, pero baste añadir al respecto que el vehículo utilizado como medio de expresión en este caso es LA PALABRA y la dinámica de dicha palabra es  horizontal, proyectiva, por tanto quienes se encuentren en distintas verticales interpretarán dicha palabra desde su particular perspectiva.  Aquí surge el gran nudo gordiano de la comunicación, un verdadero BABEL.  No por diferencia de idioma,, que también, sino por diferencia en la interpretación según la ley proyectiva de cada cual.  Y dicha ley proyectiva se encuentra troquelada por cuna y por cultura amen del psiquismo particular de cada cual.

Cuestión diferente es utilizar la palabra  a modo de mantra: como onda, vibración bien  con intención de adormecer,  tranquilizar,  exacerbar,  manipular, etc. Aunque dichos matices se manifiesten la regla proyectiva del emisor se mantiene: tan solo quienes sean capaces de desplazarse por la vertical serán capaces de captar  diversos matices, por encima o por debajo de la intención, si la hubiere, que ya sería demasiado, de su emisor.

Vuelta de nuevo a IMAGEN y SÍMBOLO como medio de expresión. Siguen la misma regla que la palabra; su autor no se libra de la carga de subjetividad que le delata  pero quizás resulte un medio más cómodo de comunicación   subconsciente tanto particular como colectivo. Recordemos que a lo largo del desarrollo humano primero surgió la imagen y según se  fue sublimando, se transformó en palabra.   De ahí quizá surgiera la archigastada expresión sobre el mayor valor o impacto de la imagen sobre la palabra. ¿Derecho de primogenitura? ¿IMAG-inación?

https://www.youtube.com/watch?v=BiSUmVF1Cvg

https://www.youtube.com/watch?v=1WzNVRBc0oA

12 comentarios:

  1. Yo es que de proyecciones, en las que soy fuerte es en las cinematográficas por haber dirigido el grupo de cines de mis padres cuando era un joven de 20 años... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GENIN. Entre cuentos y películas se escribe la historia....a toro pasado.

      Eliminar
  2. Como decía Gómez de la Serna en una de sus greguerías, "nos desconocemos a nosotros mismos porque nosotros mismos estamos detrás de nosotros mismos". Luego te miras al espejo y no te reconoces. Ves a tu padre, a tu abuelo, etc.
    Saludos, Emejota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAYETANO. Buena greguería. Quienes nos precedieron también lo llevaban claro. Los fondos no cambian.

      Eliminar
  3. He pensado con tu escrito que quizás me tomar la taza de café de la mañana, frente al espejo, para intentar conocerme...Aunque en esto días me he dado cuenta que mi sobrinico, se parece mucho a mi...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL. Esto del reparto genético resulta una verdadera lotería, como la propia vida que mas bien parece un laboratorio de ensayo químico.

      Eliminar
  4. Púes será que presumimos en el otro una similitud con nosotros, y sí, somos parecidos pero no iguales. Interpretarnos y saber quién somos es el mayor logro del ser humano; pocos pueden decir que se conocen, pretender interpretar a los otros es una memez rotunda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMALTEA. Últimamente ando bastante aterrorizada al respecto porque justifica cómo encontrarnos con consecuencias insospechadas ante la más inocente de nuestras acciones.

      Eliminar
  5. Uf, está cantado, amiga mia, que siempre veremos al otro como alguien ajeno que habla un idioma diferente, de ahí, que cuando nos topamos con alguien con quien parece que coincidimos en vivencias o en pareceres, exclamamos cosas como: Mira, si que tenemos coincidencias... Parece que somos hermanas... Qué casualidad, si pensamos lo mismo...

    Eso del alter ego siempre me ha parecido una patochada, qué quieres que te diga :)

    Un besito, compi, y un cafelito en compañía, a ver cuando podemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CENSURA: Lo del alter ego y similares resulta un sueño peligrosísimo aunque al principio de los enamoramientos inexpertos suele ocurrir. Por esa razón y a causa de tantos errores y equivocaciones propios y ajenos en diversas materias he utilizado los conocimientos astrológicos a modo de "escudo protector" o tranquilizador.
      Tengo planeado pasar los dos primeros meses del año en el mediterraneo. Ya te lo haré saber porque mis planes se tuercen con más frecuencia de la deseable.

      Eliminar
  6. Ocurre que nos tenemos en tan alta estima que es logico que la realidad nos decepcione. Y si nos tenemos en tal alta estima es porque somos imprescindibles para nosotros mismos.
    No hay ventaja sobre la imagen y la palabra, porque hay imagenes que nos muestran mil palabras y palabras que nos muestran mil imagenes, por ejemplo, Madre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TEMUJIN. Cierto lo que dices sobre imágenes y palabras: se retroalimentan.
      Hermoso término el de "madre" y mira que lo soy por vocación natural, sin embargo prefiero sustituirlo por "útero" o "cobijo que permita el desarrollo de la vida" que es lo que todos acabamos buscando de un modo u otro y lo confundimos con la riqueza. Lo de "cobijo" se trata de un concepto que se me antoja como origen de religiones o creencias diversas, cada cual conforme a su diversidad cultural, histórica, climatológica, geográfica, sin olvidar intereses económicos y subsiguientes. Pero bueno, mejor no divagar; vivimos en la actual realidad nos guste o no y obrar en consecuencia con nuestra conciencia/dinámica es lo que toca.

      Eliminar