martes, 25 de octubre de 2016

UNA FABULA



En los Vedas hay un relato sobre una serpiente que tiene aterrorizada a una aldea porque muerde y mata a la gente.  Llega al pueblo un sabio que predica su filosofía de amor y entendimiento espiritual; la serpiente acierta a oírlo  y se queda tan conmovida que decide poner en práctica sus enseñanzas.  Iluminada de la noche a la mañana, hace votos de no morder a más gente ni ser agresiva.  Durante un mes o cosa así, mientra el sabio anda por otra aldea, la serpiente transfigurada, se comporta como una santa.  Finalmente, cuando el sabio regresa al pueblo de la serpiente, se la encuentra hecha polvo: pisoteada, golpeada, todo el mundo la maltrata y se aprovecha de ella.  La serpiente se le acerca y le dice: "Mira lo que he conseguido con tu filosofía del amor y la comprensión espiritual.  En vez de llegar a la iluminación como esperaba, fíjate; estoy  medio muerta."  El sabio le responde sucintamente: "Yo jamás te dije que no silbaras".


 Está bien silbar si algo o alguien está violando tus fronteras o interponiéndose en el camino de tu crecimiento, de lo contrario podría terminar como la serpiente, apaleada.

 ¿No resulta curioso que  el relato trate sobre un animal rastrero, de sangre fría,  como pueda ser una serpiente de características supuestamente ajenas a los mamíferos de  sangre caliente como un león, por ejemplo?


8 comentarios:

  1. Buena enseñanza. Hay padres y docentes que por ser demasiado buenos o consentidores con los chicos, son finalmente despreciados por ellos sin que se reconozca su autoridad. No puedo con él, dicen algunos padres de su hijo que apenas cuenta con ocho años, al que jamás le pusieron límites. En el término medio está la virtud. Hay que silbar de vez en cuando, incluso amenazar con la zapatilla, que no pasa nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAYETANO. Sobre la cuestión de educadores tengo programada otra entrada a través del cuento de Hansel y Grethel y de Caperucita Roja relacionada con los abuelos.
      Muy cierto lo que dices de ahí el refrán de cria fama .... y veras lo que cuesta sacudírtela de encima, casi como los kilos a edades avanzadas.

      Eliminar
  2. No existe la libertad sin sacrificio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARCOS. .....y sin cierto sentido práctico conocido como sentido común.

      Eliminar
  3. Magnifica lección de estos reveladores libros indios. En la vida, si queremos ser respetados deberemos hacernos notar, aunque eso sí, con un silbo que suene melodioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUAN. Eso sería lo óptimo, en el mejor de los casos cada uno se las apañará como mejor pueda.

      Eliminar
  4. Me criaron con autoridad, nunca con represión. Por qué no puedo hacer esto? Y la explicación era convincente. A veces silbaban y definitivamente había que retraerse...Nunca perdieron la autoridad, pero me escucharon siempre

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL. Tuviste un magnífico ejemplo en tu hogar, no existen muchos, de lo cual me alegro enormemente porque así lo estás transmitiendo a tus hijos.

      Eliminar