lunes, 15 de septiembre de 2014

EL GERMEN PSICOPATICO, reposición.

"Se hace saber": 
- que hasta la fecha la biblioteca del lugar donde me encuentro se hallaba cerrada, por tanto "halleme" incapaz de escribir entrada alguna.
- que una noche insomne tuve la infeliz idea de intentar publicar un par de reposiciones desde el móvil, lo cual acabó en debacle puesto que la letra se mostraba enana e ilegible.
-que acaba de abrirse la biblioteca y procedo a corregir las dos anteriores entradas que acabé devolviendo a borradores al ser fielmente avisada por un buen amigo bloguero de semejante avatar.
-que agradezco los comentarios que algún esforzado lector/a amig@ escribió pero que no me resulta reproducirlos en la actual reposición.

Leon Felipe fue influido por la actitud de su hermano Julio, médico militar y psiquiatra.



Decía León Felipe:  "Me acordaba de mi hermano, que tenía casi la misma edad que yo, y había sido siempre mi enemigo, porque era un zopenco.... No, era muy buen estudiante, un médico psiquiatra.... pero nunca nos entendimos".



Felipe Camino, para la literatura León Felipe, contaba en una entrevista publicada en "Ínsula" las turbulentas relaciones que le habían unido a su hermano, el doctor Julio Camino, médico psiquiatra, ardoroso defensor de la hipnosis como método curativo.
Llegada la guerra civil española el Doctor Camino Galicia, ya entonces retirado del ejército por la famosa "Ley Azaña", permaneció en Madrid atendiendo a sus enfermos. Es por ello que al terminar la contienda, hubo de someterse a un expediente de depuración ante los tribunales militares que, sin embargo, no encuentra motivos para condenarle, gracias a las declaraciones de diversas personalidades de ambos bandos que garantizan que durante la contienda el Doctor Camino ha dedicado sus esfuerzos exclusivamente al cuidado de sus enfermos sin intervención alguna por su parte en actividades de carácter político o militar, por lo que no solamente no sufrirá condena alguna, como hemos dicho, sino que se le permitirá mantener los privilegios que por su rango le correspondían.

Cuentan los profesores Javier Bandrés y Rafael Llavona en "Cuadernos Republicanos" que el doctor Camino fue un hombre que dedicó su vida "a la defensa del orden y la cordura", tal vez para luchar contra lo que él consideraba "el germen del comportamiento irresponsable y vergonzoso para la familia de su hermano Felipe".

Julio Camino nació un 27 de Mayo en Tábara, Zamora, hijo de Notario y falleció el 21 de Enero de 1957.  Ejerció como médico de la Sanidad Militar, sus primeros destinos le llevaron a Mallorca y Madrid, pero donde sus sesiones de hipnosis revistieron mayor importancia fue en Marruecos. En Tetuán acometió con gran éxito sesiones que eran auténticas demostraciones públicas de hipnosis con bereberes.   Sus experimentos merecieron el interés de la Revista Médica Española... Ya en Madrid abrió consulta en la calle de la Magdalena.

Ya en plena Dictadura de Primo de Rivera (una dictadura es siempre una maldita dictadura, a pesar del famoso chiste de la "dicta blanda" ) se va a casa de los militares y les dice a la cara y sin cortarse un pelo, que forman un grupo humano detestable, que son unos iletrados, unos borrachos y unos crápulas corroídos por la sífilis y otras enfermedades venéreas y que como no empiecen a tomar medidas, su institución se va a ir al garete, si es que no se ha ido ya. Con dos narices.

Consideraba que el verdadero problema de España era su germen psicopático.  Un germen que igualaba al de la tuberculosis, la sífilis o el alcoholismo, y  que, en su más firme opinión, acabaría con el futuro de la humanidad.  Un hombre demasiado adelantado a sus tiempos aunque haya  que reconocer, no obstante, que a veces incurría en ciertos errores médicos muy comprensibles dado el estado de las ciencias médicas, y en especial de la psiquiatría, en aquellos tiempos.

El doctor Javier Bandrés, mencionado anteriormente reflexiona del siguiente modo: "Julio Camino utilizaba la hipnosis como un trance para pasar de la locura a la cordura, igual que su hermano, León Felipe, utilizaba la poesía para pasar de la cordura a la locura." " Creemos que buena parte de la personalidad del poeta se forjó en los encuentros y desencuentros con su hermano.

Algunas anécdotas parecen demostrar este paso de la cordura a la locura de León Felipe: Parece que durante la guerra civil, cuando la caída de Madrid era inminente, el poeta proponía autoinmolarse prendiendo fuego a la biblioteca de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Rafael Alberti le quitó la idea argumentando que  al tardar  los libros en arder ello  daría tiempo para dar marcha atrás en tal decisión.

1 comentario:

  1. Es muy incomodo leer la letra tan pequeña, perdóname :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar